Visitar pineda de mar

visitar pineda de mar
Visitar pineda de mar
Pineda de Mar ofrece una variada oferta cultural además del sol y la playa que caracterizan a la Costa del Maresme. El acueducto romano de Pineda de Mar es un vestigio de la romanización de la Península Ibérica. Pero este municipio del Maresme también cuenta con los restos de una villa romana, en Mas Can Roig. Canalizaba el agua hacia los pueblos costeros y tenía una longitud de 3,5 kilómetros.

Visitar pineda de mar

Está situada en el lado derecho de la carretera de Hortsavinyà. En esta zona prácticamente virgen de Pineda de Mar, se pueden encontrar algunos restaurantes escondidos entre el bosque mediterráneo, donde se acostumbra a servir comida típica catalana como carnes y verduras a la brasa, escudella (guiso típico catalán), tostadas con tomate, embutidos y queso, así como deliciosos postres típicos catalanes como la crema catalana o el mel i mató (miel con un queso fresco).

El visitante que decida pasar sus vacaciones en Pineda de Mar, no debe dejar de visitar su hermoso bosque mediterráneo, donde además del acueducto romano, el viajero puede encontrar otros importantes puntos de interés como Sant Pere del Riu, una iglesia que hoy en día pertenece a Santa Maria de Palau Tordera, el Castell de Montpalau, la Torre de Sant Jaume, una torre de defensa muy bien conservada adosada al Mas Castellar, las masías Cal Cànoves y Cal Jalpí, la Torre Merola o la cruz gótica que definía el municipio en el pasado, que se encuentra justo delante de la iglesia de Santa Maria de Pineda de Mar.

Qué hacer en Pineda de Mar

  • Pasear por las calles del centro, que se llenan en verano, donde se encuentran todo tipo de tiendas, chiringuitos y visitar algunos de los edificios más emblemáticos de Calella de Mar, como la iglesia de Santa María, o la casa de las familias Salvador y Giol, que datan del siglo XIV.
  • Tomar el sol en la playa y practicar algunos de los deportes que permiten sus instalaciones, como el windsurf, el kayak o el voleibol de playa.
  • Salir por la noche en Calella de Mar para tomar unas copas en alguno de los bares que hay por toda la ciudad, donde se respira un ambiente muy internacional y relajado.
  • Asistir al Aplec de la Sardana, el más antiguo de Cataluña y el más importante del país. Se celebra en el Paseo de Manel Puigvert, a la sombra de plátanos centenarios.
  • Practicar el senderismo o la bicicleta de montaña en el Parque Natural del Montnegre, una cordillera llena de castaños, alcornoques, robles y otros árboles, que se encuentra cerca de Pineda y Calella de Mar.
  • Es interesante visitar el faro, construido en 1859, y las Torretes, antiguas torres de telégrafos que se encuentran muy cerca de él. Si queréis entender un poco mejor la ciudad actual, debéis visitar el Museu Arxiu, un museo que explica la historia de Calella.

Características de Pineda de Mar

  • Pineda de Mar es un municipio de 18,000 habitantes ubicado en la costa del Maresme.
  • Situada entre las aguas azules del Mediterráneo y el Parque Natural del Montnegre, Calella ofrece un entorno natural que ha convertido a la ciudad en la capital turística de la región. A su vez, la vecina Pineda de Mar debe su nombre a la gran cantidad de bosques de pinos que se encuentran en la zona, aunque muchos están desapareciendo debido a la extensión del cultivo.
  • Se sabe que toda la franja costera del Maresme estaba habitada por la tribu Layetano antes de la llegada de los romanos.
  • Los restos arqueológicos de Montpalau, que datan del siglo III a. C. en lo que hoy es Pineda, son prueba de ello. También hay restos arqueológicos del período posterior de romanización, como el acueducto de Cal Cua o los restos de un antiguo pueblo encontrado en Calella.
  • Una de las mayores atracciones de estos pueblos vecinos son las playas bañadas por el mar Mediterráneo. Solo Calella tiene 3.5 kilómetros de largo, pero la playa es un continuo que se extiende a través de Pineda y Malgrat de Mar, más al norte.
  • Antes del auge turístico, la ciudad se dedicaba a la industria textil, de la que todavía se pueden ver edificios como la fábrica Llobet Guri.