Sarna en perros

sarna
Sarna en perros
La sarna en los perros es una enfermedad de la piel causada por varios tipos de ácaros, que puede tener graves consecuencias si no se trata adecuadamente. Suele ser causada por el contacto directo con otro animal afectado o con objetos que han estado en contacto con él. Aunque hay varios tipos de sarna que pueden sufrir los perros, los más comunes son la sarna democrática y la sarna sarcóptica. Estos ácaros se encuentran en todo el mundo y pueden afectar a muchas especies animales. Por lo tanto, no es sorprendente que los guardianes de los perros, o futuros guardianes, estén interesados en esta común condición de la piel.

Sarna en perros

Picazón excesiva, zonas sin pelo, sarpullido, inflamación de la piel y escamas de la piel son algunos de los principales signos de la sarna en los perros. Tan pronto como los detectemos en nuestro perro, tendremos que ir al veterinario para diagnosticar qué tipo de sarna es y tratarla lo antes posible.

Sarna en perros sintomas

Para detectar la sarna canina debemos observar varios síntomas que se presentan y que, afortunadamente, son signos bastante específicos de este tipo de afección cutánea y llaman inmediatamente nuestra atención. Los síntomas más comunes de la sarna en los perros son

  • Picazón y quemaduras en la piel.
  • Enrojecimiento e hinchazón de la piel.
  • Rascado constante.
  • Frotamiento contra los objetos y el suelo para aliviar.
  • Dejar de comer (anorexia).
  • Pérdida de peso severa.
  • Pérdida y adelgazamiento del cabello con zonas completamente calvas.
  • Erupciones en la piel (manchas rojas).
  • Escamas de piel.
  • Heridas y llagas en la piel.
  • mal olor de la piel
  • piel seca, con costra y gruesa en las últimas etapas de la sarna

Si detectamos algunos de estos síntomas en nuestra mascota debemos actuar rápidamente para evitar la propagación de la enfermedad. Aunque podemos aliviar los síntomas de la sarna en los perros con algunos remedios que veremos más adelante, es vital que vayamos al veterinario y sigamos el tratamiento adecuado para cada tipo de sarna según lo indicado por el especialista.

Sarna en perros medicamentos

La sarna en los perros se cura. Por lo tanto, si nuestro perro muestra síntomas de sarna, debemos ir al veterinario lo antes posible para que pueda diagnosticar si es o no esta patología, y de qué tipo es, para ofrecernos la mejor solución. El tratamiento a seguir no sólo dependerá del tipo de sarna que tenga nuestro perro, sino que también dependerá de la raza y la edad entre otros factores.

¿Cómo curar la sarna en los perros?

El tratamiento de la sarna en perros que el especialista prescribirá puede estar compuesto principalmente por un acaricida oral, tópico o inyectable, generalmente con ivermectina, selamectina, moxidectina y oxima de milbemicina. Además, nos proporcionará analgésicos, antiinflamatorios, algún champú o polvos de baño con productos calmantes para la piel, con acaricidas y alguna medicación más específica para algún problema secundario de la piel, como una posible infección por bacterias (bactericida o antibiótico) o por hongos (fungicida).

En el caso de la sarna otodéctica, el medicamento acaricida será de uso tópico especial para los oídos y se lo administraremos a nuestro perro poniéndole unas gotas en los oídos y masajeándolo para que penetre. Será de vital importancia que, sea cual sea la sarna, hagamos el tratamiento completo todos los días durante el tiempo que nos indique el veterinario y nunca lo terminemos antes, aunque a simple vista el perro parezca estar curado.

Si retiramos el tratamiento antes de tiempo porque creemos que el problema ha pasado, lo más probable es que en unos días o semanas la sarna reaparezca, ya que los pocos ácaros que puedan haber quedado se recuperarán y volverán a proliferar.