Galletas de mantequilla

galletas de mantequilla
Galletas de mantequilla
Las galletas de mantequilla son una verdadera delicia, así como fáciles de hacer. Puedes hacerlas en casa y decorarlas con merengue, glaseado real o fondant… ideal para una fiesta de cumpleaños, un baby shower o cualquier otra celebración. Si quieres aprender a hacer galletas de mantequilla caseras, este es el mejor lugar, ya que tenemos una gran variedad de recetas y en este caso, te enseñaremos paso a paso cómo hacer galletas de mantequilla fáciles. Toma nota y ve directo a la cocina, porque estás a punto de probar un delicioso dulce.

Galletas de mantequilla

Ingredientes

  • 2 huevos
  • 2 y ½ tazas de harina (350 gramos)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 100 gramos de mantequilla
  • 1 taza de azúcar (200 gramos)

Cómo hacer galletas de mantequilla

Para empezar con la preparación de las galletas de mantequilla caseras, toma un recipiente y mezcla la mantequilla con el azúcar. Este proceso puede hacerse a mano con una espátula o con palillos eléctricos. Verán cómo la mantequilla se vuelve más clara, formando una masa muy cremosa.

Consejo: Si utilizas azúcar glasé (en polvo) la masa será aún más suave.

El siguiente paso es añadir los huevos y la vainilla. Continuar removiendo con la espátula hasta que estén completamente integrados. Si te resulta muy difícil amasar las galletas de mantequilla a mano puedes usar un palo eléctrico, pero no deberías tener ningún problema.

Consejo: También puedes usar cáscara de limón o de naranja si no te gusta la vainilla.

Pon el bol con la masa a un lado y tamiza la harina junto con el polvo de hornear a un lado. Este paso es muy importante cuando se hacen galletas caseras porque es precisamente lo que asegurará que no haya grumos y que obtengamos una masa suave y homogénea.

Una vez hecho esto, se añade la harina poco a poco a la preparación y se remueve hasta que todo esté completamente integrado.

Consejo: Añade más harina si crees que es necesario para hacer la masa suave y compacta.

Cuando tenga lista la masa para las galletas de mantequilla fáciles, el siguiente paso será envolverla en papel transparente y guardarla en la nevera durante una media hora. Lo ideal es formar una bola o varias pequeñas.

Después de este tiempo, puedes sacar la masa del refrigerador. Para trabajar, esparcir un poco de harina en una superficie plana y extenderla con un rodillo. Haz las galletas de mantequilla tan gruesas como quieras y córtalas con la ayuda de un molde de la forma que más te guste, o con un vaso para hacer galletas redondas. Aprovechen y precalienten el horno a 180 ºC.

Coloca las galletas de mantequilla caseras en una bandeja de hornear forrada con papel pergamino y hornéalas durante 15 minutos, o hasta que estén doradas. Este tipo de galletas se hacen muy rápido, así que vigilen el horno por si requieren menos tiempo.

Consejo: Si su horno tiene la opción, ponga el calor arriba y abajo.

Cuando estén listas, saca la bandeja del horno. Notarás que las galletas de mantequilla están un poco blandas, no te preocupes porque eso es normal. Lo mejor es dejarlas enfriar en una rejilla, verás que en cuanto se enfríen se vuelven crujientes. Ten cuidado de no quemarte, así que siempre usa una espátula para sacar las galletas de la bandeja.

Lo mejor de la receta de las galletas de mantequilla caseras es que siempre puedes hacerlas a tu manera, dándole las formas y tamaños que más te gusten para sorprender a tus amigos y familiares. Y si te gusta hornear, adelante y decóralas.