Animales en peligro de extinción en México

animales en extincion
Animales en peligro de extinción en México
México es un país situado en la parte central de América Latina, especialmente conocido por su pasado histórico, su deliciosa comida y su celebración del Día de los Muertos, que ha dado al mundo imágenes pintorescas de su cultura. Las características del territorio son variadas, predominando las zonas rocosas, el suelo árido e incluso las zonas volcánicas, en las que viven una gran variedad de animales, muchos de ellos típicos de las tierras mexicanas. Esta riqueza faunística, sin embargo, se ve disminuida por diversas amenazas que ponen en peligro la supervivencia de muchas especies.

Que son los animales en peligro de extinción

México es un país que tiene una gran variedad de ecosistemas debido a su ubicación geográfica, que favorece la diversidad de especies, tanto de flora como de fauna. Gracias a esto, está entre las 4 naciones más ricas del mundo en términos biológicos. Sin embargo, en las últimas décadas, este país está sufriendo la pérdida masiva de algunas de sus especies más exóticas o emblemáticas.

La extinción de animales es un proceso natural de la evolución, y a lo largo de la historia se han producido extinciones masivas en determinados momentos en los que las condiciones ambientales cambiaron. Sin embargo, hoy en día, muchas especies se están extinguiendo más rápidamente que en el pasado. El hombre, directa o indirectamente, es en gran medida responsable.

Los científicos advierten que en los próximos 30 años medio millón de especies pueden desaparecer en todo el planeta. Obviamente, México es una de las naciones que puede sufrir más pérdidas en este sentido

Animales en peligro de extinción en méxico lista

El ocelote (Leopardus pardalis) y el tigrillo (Leopardus wiedii)

El ocelote y el ocelote son dos gatos muy similares, con un cuerpo largo y fuerte y orejas redondeadas y erguidas. Se distinguen por su tamaño, ya que el ocelote es algo más grande. El ocelote se caracteriza por tener una cola bastante larga en comparación con su cuerpo. Este animal es realmente curioso y adorable, y está en serio peligro de extinción.

Jaguar

El jaguar es uno de los gatos más grandes del planeta. En México, se puede encontrar principalmente en las selvas tropicales de Chiapas y la Península de Yucatán.

Su anatomía es única, caracterizada por una cabeza grande y dientes poderosos en comparación con otros gatos, lo que hace que tenga una de las mordeduras más poderosas y temidas del reino animal. Esto permite a los jaguares enfrentarse a los cocodrilos y caimanes. El jaguar es un símbolo importante en la cultura mexicana, pero actualmente quedan unas 4000 especies en este país.

Perro de la pradera

El perro de la pradera está más estrechamente relacionado con las ardillas y las marmotas, y es una especie que se encuentra generalmente en el noreste de México. Se alimenta de la vegetación cercana a su hábitat y de algunas pequeñas semillas, cactus y plantas trepadoras, a veces también insectos. Se considera una especie en peligro de extinción desde 1970.

Teporingo

El teporingo es el conejo más pequeño de México, y se encuentra en la parte central del eje neovolcánico de este país, en zonas altas, donde hay gran abundancia de bosques de pino y pastos densos. Es, junto con las pikas, el único consejo que emite vocalizaciones como parte de sus hábitos.

La vaquita marina

Es una de las cuatro especies marinas más amenazadas del mundo. Esta especie es endémica de México, y se destaca como el cetáceo más pequeño del planeta. Actualmente hay poco menos de 50 ejemplares.

La vaquita habita en el Alto Golfo de California y en el Delta del Río Colorado, una reserva natural protegida por el gobierno de México y ubicada entre los estados de Baja California y Sonora.

Ajolote

Es una salamandra con la característica inusual de conservar sus rasgos infantiles en la vida adulta, conocida como “neoteny”. Se encuentra en el complejo lacustre de Xochimilco, cerca de la Ciudad de México. Vive permanentemente en el agua, pero en casos extraños decide salir a la superficie. Puede alcanzar una longitud de hasta 30 cm.

Coqueta de Guerrero

El coqueto Colibrí Guerrero (Lophornis brachylophus) es una diminuta y exótica joya voladora, en referencia a su llamativa coloración. Los machos tienen una cresta rojiza con partes superiores de color verde bronceado, partes inferiores rojizas y una garganta verde brillante. Las hembras no tienen cresta.

Tamandua mexicano

La tamandua mexicana es un tipo de oso hormiguero de tamaño mediano que se destaca por su colorido. Es un animal solitario, que es más activo por la noche. Pasa mucho tiempo en los árboles y se alimenta principalmente de hormigas y termitas. La tamandua mexicana es una de las especies en peligro de extinción.

Armadillo de cola desnuda

El armadillo de cola desnuda es un animal que está cerca de la extinción. Sólo se encuentra en los bosques tropicales siempre verdes del este de Chiapas. No es una especie que sufra de caza ya que su carne tiene un olor muy penetrante. Sin embargo, los habitantes de la zona creen que es un animal malo y lo matan sin ninguna consideración.

Tapir

El tapir centroamericano es también una especie en peligro de extinción, se puede encontrar principalmente en el sudeste de México. No es un animal propenso a moverse, debido a su poca agilidad y peso. Debido a la deforestación, su población ha disminuido considerablemente. Quedan unos 1.500 ejemplares.

El manatí de las Antillas

Un animal inofensivo que tiene una gran historia en México. En la antigüedad, los Mayas predecían el clima dependiendo de si estos animales nadaban o no. Esta especie pertenece a la familia de los mamíferos sirenos y es similar al león marino. En los últimos tiempos el número de ejemplares de manatí ha disminuido considerablemente, en gran parte porque su carne ha empezado a comercializarse. Según los últimos datos, quedan menos de 2000 especímenes.

Animales en peligro de extinción y sus causas

A veces y por diferentes razones, las especies animales comienzan a desaparecer, y esto se conoce como la extinción. Aunque escuchamos esta palabra muy a menudo, ¿alguna vez te has preguntado por qué se extingue una especie y qué pasa cuando esto ocurre?

Las causas de la extinción de una especie pueden ser muchas, como la destrucción de su hábitat natural, la caza o captura de animales exóticos, la contaminación, la deforestación (la desaparición de los bosques debido a la tala) o el cambio climático, que son el resultado de la intervención humana. Aunque también puede estar relacionado con diferentes fenómenos naturales como las inundaciones, los incendios o la llegada de enfermedades.

Es muy importante entender que cada vez que una especie desaparece, se genera un desequilibrio en su ecosistema, provocando la muerte de otros animales o la superpoblación de otra especie, lo que hace que el nicho o espacio donde estos seres interactúan experimente grandes cambios que pueden afectarnos incluso a nosotros como humanos.

Por ejemplo, si una especie de mono que se alimenta de algunos insectos se extingue, éstos continuarán reproduciéndose, lo que puede provocar un grave impacto en el ecosistema, llegando incluso a provocar la posible desaparición de algunos tipos de flora que, a su vez, pueden ser el alimento de otros seres. Algunos ejemplos de especies extinguidas son los dinosaurios, los mamuts, los dodos, los delfines baiji, los rinocerontes blancos y negros, o incluso la tortuga de las Islas Galápagos. Estas, y muchas otras especies, han sido estudiadas por la ciencia y gracias a la arqueología ahora sabemos de su existencia y desaparición.

Aunque México es el segundo país más rico en especies a nivel mundial, hay varias de ellas que actualmente están en peligro de extinción, como el oso de anteojos, el armadillo, la rana dorada, el oso perezoso, la guacamaya bandera o el manatí. Sin embargo, estos animales todavía tienen posibilidades de sobrevivir, gracias a la labor de algunas entidades que, al mejor estilo de los hermanos Tin y Tan, hacen todo lo posible por protegerlos, como el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, el IDEAM (Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales) o las CAR (Corporaciones Autónomas Regionales).